‘Sobre-el-poder’-de-Byung-Chul-Han

‘Sobre el poder’, de Byung-Chul Han

14 enero, 2018   0 Comentarios

La globalización y la cuarta revolución industrial o tecnológica han traído, inevitablemente una reflexión sobre el poder. Tanto sobre el cambio de quienes lo ostentan como de su propia naturaleza. El filósofo surcoreano Byung-Chul Han (1959) se ha dedicado a analizarlo en varios de sus libros, siempre bajo la misma fórmula de brevedad y profundidad. He hablado ya aquí alguno de ellos y ahora acaba de publicar Sobre el poder (Herder), un breve ensayo que complementa el enfoque más optimista sobre cambios hacia estructuras más horizontales y reflexiona sobre la propia naturaleza del poder.

El libro, breve como todos los suyos, es un pequeño tratado político-filosófico (con sentencias aforísticas sobre el soberano propias de Maquiavelo) que puede leerse en clave política pero también en clave de gestión corporativa, incluso personal. Al fin y al cabo, Han habla del “poder”, no del poder político, y cuando se refiere al “soberano” lo hace como forma de identificar la escala jerárquica, no su naturaleza regia.

En el libro contrapone lo que él denominapoder libre al más conocido y reivindicado poder blando que teorizara el profesor Joseph Nye.Para Han, en cambio, el poder libre presta más atención a la actitud de quien se somete a ese poder que en quien lo ejerce.

Por tanto, el poder libre de Han no se basa tanto en la persuasión dulce del poder blando como en la invisibilidad de la misma. Escribe que “a menudo tiene más poder lo ausente que lo presente”. Por otro lado, esta frase con ecos de Maquiavelo, define bien su tesis: “El poder del yo logra su nivel máximo precisamente en la constelación en la que el otro se amolda voluntariamente a su voluntad”. Por tanto, no es que las jerarquías desaparezcan, sino que cambia la forma en que el poder se ejercedesde éstas.Han cree que en la era de las redes y la información constante “quien quiera obtener un poder absoluto no tendrá que hacer uso de la violencia, sino de la libertad del otro”.

Un libro muy lúcido, realista antes que idealista, algo abstracto a veces, epigramático, certero en su lectura del momento histórico y, sobre todo, conocedor de la propia naturaleza del poder y la relación que los seres humanos mantienen con unas jerarquías que se han transformado, pero no han desaparecido.


Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Rellena los campos *